El galán. La TV cambió